Sierra Escalona y Dehesa de Campoamor

FLORA Y VEGETACIÓN

El espacio natural de Sierra Escalona y Dehesa de Campoamor incluyen en su área de interés ecológico una superficie sensiblemente mayor de la que comprende el actual límite del LIC. Esta circunstancia resulta evidente, por ejemplo, al estudiar su vegetación y su flora.

 

Entre las especies de flora más relevantes y, en algunos casos endémicas, cabe destacar: Thymus moroderi y Thymus hyemalis (Incluida en el Catálogo de Plantas Protegidas del País Valenciano), Bupleurum gibraltaricum, Helianthemum almerienses y Teucrium carolipaui. Además, existen dos especies incluidas en el Anexo II de la Directiva Hábitats 92/43: Especies Vegetales de Interés Comunitario para cuya conservación es necesario la designación de zonas especiales de conservación. Nos referimos a:

Helianthemum caput-felis: Especie de caméfito propia del mediterráneo occidental, típicamente asociada a espacios costeros (Acantilados y arenales), que recibe su nombre por la forma de los capullos florales que, en general, parecen una pequeña cabeza de gato. Florece entre febrero y abril y se encuentra legalmente protegida por el convenio de Berna y la Directiva Hábitats. En el Catálogo de Especies Amenazadas de la IUCN está catalogada como Vulnerable.

Sideritis incana ssp. glauca: Se trata de un caméfito sufructicoso, que vive en roquedos de naturaleza calcárea y que florece de marzo a junio. Presenta una distribución Ibero-levantina, resultando endémico del sudoeste de Alicante. Catalogado como Vulnerable según la IUCN.

Sierra Escalona y la Dehesa de Campoamor forman la mayor y más importante masa forestal del sur de la provincia de Alicante. Una sencilla división de sus formaciones vegetales permitiría habla de formaciones silvestres y antrópicas. Entre las primeras destacan los pinares de Pino carrasco (Pinus halepensis), como especie arbórea predominante, acompañada de especies arbustivas de matorral noble como la coscoja (Quercus coccifera), el lentisco (Pistacea lentiscos) o el palmito (Chamaerops humilis). Junto al pinar aparecen otras formaciones de interés que, en algunos casos, podemos encontrar en muy buen estado de conservación como son los prados anuales y los tomillares, además de las comunidades de ribera propias de barrancos, ríos y ramblas y que se comentan más abajo.

 

 

Las formaciones vegetales de carácter antrópico, constituidas por los cultivos de secano (almendro, olivo y algarrobo), así como los eriales de los mismos se localizan, preferentemente, en las zonas llanas (abancaladas) del pie de monte y las zonas adyacentes de la sierra. También en algunas vaguadas de las zonas de monte, si bien éstas últimas con carácter muy disperso y generalmente con cultivos abandonados. Este tipo de cultivos, generalmente de porte arbóreo, presentan unas características de manejo de intensidad media o baja que permiten el desarrollo de diversas especies de flora silvestre. Entre las especies de flora silvestre que pueden encontrarse en esta unidad cabe distinguir entre aquellas pertenecientes al matorral noble y que han permanecido en zonas no roturadas entre cultivos (situadas entre bancales, en las zonas no labradas) como el lentisco, la coscoja, el espino negro (Rhamnus lycioides), el enebro (Juniperus oxicedrus) el acebuche (Olea europaea var. Sylvestris) o el palmito, de las que espontáneamente se desarrollan en los propios suelos cultivados y que en su gran mayoría son de porte más herbáceo tales como: el romero (Rosmarinus officinalis), el esparto (Stipa tenacissima), las albaidas (Anthyllis cytisoides y A. terniflora) o la bolaga (Thymelaea hirsuta), entre otras.

En el espacio natural que comprende la Sierra de Escalona y la Dehesa de Campoamor se pueden encontrar formaciones botánicas recogidas en la Directiva Hábitats en un excepcional estado de conservación que, además, ocupan determinadas zonas incluidas en el PAU 21 (en ciertos casos sobre una superficie considerable: concretamente los hábitats con códigos 5330 y 9540 en 200 hectáreas) y que se relacionan seguidamente:

 

FAUNA

Aves

Sierra Escalona está incluida en la red de IBA (Áreas de Importancia para las Aves) debido, fundamentalmente, en su  relevancia para la conservación de aves de presa tales como el águila-azor Perdicera (Hieraaetus fasciatus) y el águila real (Aquila chrysaetos), que utilizan la zona como área de dispersión

Se trata de áreas en las que se asientan individuos no reproductores durante periodos de tiempo variables. Se caracterizan por su abundancia de presas y suelen ubicarse sobre mosaicos de vegetación natural y tierras agrícolas. Su buen estado de conservación es muy importante, dado que garantizan una tasa de supervivencia adecuada de los ejemplares no reproductores, los cuales, a su vez, son necesarios para garantizar una suficiente tasa de recambio de la población reproductora: cuando un individuo reproductor muere, es sustituido por un ejemplar no reproductor, que antes de ocupar un territorio de cría ha estado viviendo en estas áreas de dispersión.

En el caso del águila-azor perdicera las áreas de dispersión en España que garantizan la supervivencia de la especie son las siguientes: Valle del Tajo, Cuenca del Guadalquivir, Sierra de Escalona y los Secans de Lleida (Ontiveros et al., 2004).

La IBA nº 168 MONTE EL VALLE Y SIERRAS DE ALTAONA Y ESCALONA es, por tanto, una de las cuatro áreas de dispersión que existen en España para el águila-azor perdicera.

Además, el número de águilas procedentes de otras áreas geográficas resulta imposible de precisar con la información de la que disponemos actualmente, pero a juzgar por la proporción de individuos marcados respecto a los observados no debe ser inferior al 50%. Esto supondría que anualmente podrían visitar Sierra Escalona y sus alrededores un mínimo de 136 águilas perdiceras y 110 águilas reales.

Además de estas especies, la zona alberga una importante población nidificante de busardo ratonero (Buteo buteo) y búho real (Bubo bubo) y algunas parejas reproductoras e invernantes de aguililla calzada (Hieraaetus pennatus) y culebrera europea (Circaetus gallicus).

En definitiva, la IBA nº 168 MONTE EL VALLE Y SIERRAS DE ALTAONA Y ESCALONA puede considerarse una de las áreas más importantes para las aves rapaces de toda la Comunidad Valenciana, albergando especies del anexo I de la Directiva de Aves Silvestres y cumpliendo sobradamente criterios para ser declarada ZEPA.

 

Mamíferos

Gato montés Felis silvestris (Schreber, 1775)

Categoría UICN (2001): Vulnerable

Se distribuye por Europa, desde la Península Ibérica hasta Asia Menor, India Central y China. A pesar del gran área que ocupa, la fragmentación de los hábitats y la discontinuidad de su distribución hace que sean muchas las poblaciones europeas que se encuentran en proceso de aislamiento. Los principales problemas de conservación parecen derivados de la pérdida de hábitat y su fragmentación, la mortalidad no natural asociada a la persecución en cotos de caza menor y los atropellos y la hibridación con el gato doméstico.

Los estudios previos parecen señalar al área señalada como una de las mejores zonas para el gato montés en el Este de la Península.

La especie está presente en la mayor parte del LIC “Sierra Escalona y Dehesa de Campoamor” y en sus alrededores (Rambla Fayona, Río Nacimiento, Barranco del Lobo).

Jineta Genetta genetta (Linnaeus, 1758)

Categroría UICN (2001): Preocupación Menor

En la zona de estudio, aunque ha sido observada en diversos hábitats, parece especialmente ligada a las manchas de pinar y sus ecotonos con cultivos. A juzgar por estos y otros rastros, el muestreo fotográfico y las observaciones directas, la jineta sería abundante en toda el área de estudio y especialmente en los barrancos arbolados del interior del LIC.

Zorro Vulpes culpes (Linnaeus, 1758)

Categoría UICN (2001): Preocupación Menor

Se han obtenido datos de presencia de zorro para todas las cuadrículas del área de estudio. La especie ya se consideraba como el carnívoro más común en estudios precedentes de carácter local y en el Atlas de los Mamíferos Carnívoros de la Comunidad Valenciana.

Tejón Meles meles (Linnaeus, 1758)

Categoría UICN (2001): Preocupación Menor

Al contario de lo esperado por la escasez de citas de los años 80 y 90, el tejón parece frecuente en la mayor parte de la zona de estudio. Las primeras referencias de la especie corresponden a Blas-Aritio (1970) que cita su presencia en San Miguel de Salinas en los años 60. A partir de entonces, las observaciones son escasas y se centran en el Río Nacimiento y las Sierras de Pujálvarez y el Cristo. Sin embargo, en 2003 se han localizado rastros (huellas y letrinas), observaciones directas y capturas fotográficas en las Sierras de Pujálvarez y el Cristo, Sierra Escalona, Lo Ballesta, Las Contiendas, El Espartal y Río Nacimiento.

Garduña Martes foina (Erxleben, 1777)

Categoría UICN (2001): Preocupación Menor

Esta especie es citada como presente en estudios anteriores que recopilan información fundamentalmente de los años 80 y 90, aunque se le considera escasa.

Comadreja Mustela nivalis (Linnaeus, 1766)

La comadreja también aparece citada como presente en el área de estudio.

 

De lo anteriormente expuesto se deduce la importancia de la Sierra de Escalona y la Dehesa de Campoamor como espacio natural de excepcional interés para los mamíferos carnívoros, al albergar una de las comunidades más completas y abundantes de toda la Comunidad Valenciana.

 

 


Inicio de página

Noticias