Reanimación Cardio-Pulmonar

PARO CARDIO RESPIRATORIO

RENANIMACION CARDIO PULMONAR

R.C.P.

El cuerpo requiere un suministro constante de oxigeno para poder sobrevivir, las lesiones o enfermedades que afectan la respiración o el latido del corazón, o aquellas que causan hemorragias, pueden alterar el aporte de oxigeno. Si los pulmones no reciben el suministro suficiente de oxígeno, o este no circula adecuadamente por el cuerpo, esto acarrea una emergencia que pone en peligro la vida de las personas.

Usted debe actuar de inmediato.

Definición

Es la interrupción repentina y simultánea de la respiración y el funcionamiento del corazón, debido a la relación que existe entre el sistema respiratorio y circulatorio.

Puede producirse el paro respiratorio y el corazón seguir funcionando, pero en pocos minutos sobrevenir el paro cardíaco, cuando no se presta el primer auxilio inmediatamente. También iniciarse con un paro cardiaco, en cuyo caso casi simultáneamente, se presenta el paro respiratorio.

En primeros auxilios es importante determinar si se presenta paro respiratorio o paro cardiorespiratorio para realizar las maniobras de resucitación adecuada.

PREVENCIÓN

No dar ni dejar a los niños jugar con objetos como botones, semillas o monedas.

No permitir que los niños jueguen cuando estén comiendo.

No dar a los niños alimentos con cáscara o huesos.

Evitar que los niños se duerman mientras están comiendo dulces o chicle.

No sostener en la boca elementos que puedan fácilmente ser tragados.

Masticar bien la comida antes de tragar.

Nunca deje que los niños se tomen solos el biberón.

No fumar.

Evitar el sedentarismo.

Llevar los problemas tranquilamente.

Expresar sus iras, preocupaciones o miedo.

Delegar responsabilidades.

Tomar descansos adecuados.

Controlar su peso.

Tenga una dieta equilibrada.

No haga ejercicio cuando usted este en mal estado de salud.

Reconozca las manifestaciones del ataque cardíaco.

No haga ejercicio después de comer abundantemente.

Sométase a control médico cada año después de los 45 años.

Evite que los niños se acerquen solos a piscinas, ríos o lagos.

No deje al alcance de los niños bolsas de plástico.

No tapar la cara de los niños, ni dejar a su alcance almohadas grandes.

CAUSAS DEL PARO RESPIRATORIO

Ahogamiento.

Cuerpos extraños en vías respiratorias (Trozos de alimentos, Vómitos, mucosidades, sangre … ).

Inhalación de vapores o gases irritantes.

Estrangulamiento.

Intoxicación por alcohol.

Dosis excesiva de medicamentos.

Choque eléctrico.

Traumatismos.

Shock.

Insolación o congelamiento.

Quemaduras.

Inflamación de garganta.

Obstrucción de la garganta por caída de la lengua.

Falta de oxigeno (minas, pozos, armarios). Ataque cardíaco.

CAUSAS DEL PARO CARDIO RESPIRATORIO

Ataque cardíaco.

Hipotermia profunda.

Shock.

Traumatismo cráneo encefálico.

Electrocución.

Hemorragias severas.

Deshidratación.

Paro respiratorio.

MANIFESTACIONES DE PARO RESPIRATORIO

Ausencia de respiración.

Cianosis en labios y uñas.

Pérdida de conocimiento.

Pulso rápido y débil.

MANIFESTACIONES DEL PARO CARDIO RESPIRATORIO

Ausencia del pulso y respiración.

Piel pálida, a veces cianótica, especialmente en labios y uñas.

Pérdida de conocimiento

Pupilas dilatadas parcialmente, a los 2 ó 3 minutos la dilatación es total y no reacciona a la luz.

PRIMEROS AUXILIOS

REANIMACIÓN CARDIO-PILMONAR

R.C.P.

RESPIRACION DE SALVAMENTO

Procedimiento inicial

Al encontrar una persona inconsciente usted debe seguir de inmediato los siguientes pasos:

Intente despertar a la persona con movimientos suaves o llamándola.

Si no despierta, acueste a la víctima sobre la espalda y pida ayuda.

Si usted no conoce el procedimiento de reanimación permanezca con la víctima hasta que llegue un auxiliador que si conozca dicho procedimiento, vigilando que la víctima tenga las vías aéreas despejadas.

Para evitar daños irreparables en el cerebro es necesario que el auxiliador conozca los principios básicos del sostén de vida que son el ABC de la reanimación.

A. Abrir vías respiratorias.

B. Restaurar la respiración.

C. Restaurar la circulación.

Si la víctima no respira el auxiliador debe seguir los siguientes pasos

Confirme que la víctima esta acostada sobre la espalda y abra la vía respiratoria extendiendo la cabeza hacia atrás.(abrir la vía aérea)

Límpiele la boca.

Extraiga secreciones, vómitos y cuerpos extraños. Frecuentemente este es un método suficiente para que la víctima recobre la respiración.

Escuche y observe durante 5 segundos si la víctima respira. Si no lo hace incline su cabeza hacia atrás y de le dos soplos completos seguidos.

Después de este procedimiento dirija la atención al tórax y observe si se leva ligeramente el aire o acerque su mejilla a la boca del paciente y sentirá el aire caliente, el cual corresponde a la espiración de éste.

Si no responde incline de nuevo la cabeza y de dos soplos más.

Si aun no es posible obtener la respiración se puede deducir que la víctima tenga un cuerpo extraño en la garganta, entonces solucione este problema.

Vuelva a verificar la respiración.

Mantenga la cabeza inclinada hacia atrás y la vía respiratoria despejada, de un soplo completo. Después de un minuto vuelva a tomar el pulso. Continúe dándole un soplo completo cada cinco segundos, Si se trata de un adulto y cada tres segundos si se trata de un niño o bebe.

Con un promedio de 12 respiraciones para el adulto, 20 respiraciones para el niño y30 a40 para el bebe.

Estos pasos mantienen el aire dentro de los pulmones de la víctima.

Si hay pulso y no hay respiración, continúe dando respiración de salvamento hasta que se restablezca o se logre asistencia médica. Y NO inicie las compresiones sobre el pecho porque es innecesario y peligroso comprimirlo, si el corazón de la víctima esta latiendo.

Si se restablece la respiración y tiene pulso, mantenga la vía aérea despejada y observe permanentemente la respiración.

Si la víctima no tiene pulso ni respiración comience la maniobra de reanimación.

REANIMACION CARDIO PULMONAR

Es una combinación de respiraciones con masaje cardíaco externo. Cuando el corazón no funciona normalmente la sangre no circula, se disminuye el suministro de oxigeno a todas las células del cuerpo. Esto ocurre frecuentemente durante un ataque cardíaco o un paro cardio respiratorio. Una manera simple de determinar si el corazón funciona es evaluando el pulso. Si la persona no tiene pulso es necesario reiniciar la circulación por medio de la comprensión sobre el pecho, practicando reanimación cardiopulmonar, la cual tiene dos propósitos.

PROCEDIMIENTO

Mantener los pulmones llenos de oxigeno cuando la respiración se ha detenido.

Mantener la sangre circulando llevando oxigeno al cerebro, al corazón y las demás partes del cuerpo.

Observe si la víctima respira durante cinco segundos.

Verifique el pulso carotideo para adultos o mayores de un años.

Para bebes localice el pulso braquial.

Observe la víctima de arriba a bajo para determinar posibles hemorragias.

Si la víctima no respira y no tiene pulso, realice los siguientes procedimientos teniendo en cuenta que antes de iniciar el masaje debe estar seguro de la ausencia de pulso, pues es peligroso hacer compresiones cuando la víctima aun tiene circulación.

Para evitar esto evalúe el pulso durante 10 segundos antes de determinar que tiene paro cardíaco.

Localice el borde costal, luego encuentre la punta inferior del esternón, y mida dos dedos arriba de éste.

En el adulto coloque el talón de su mano con los dedos levantados en el punto anteriormente localizado, y entrelace los dedos de las manos.

Para un niño utilice únicamente una mano.

Para un Bebe utilice solo los dedos índice y medio en el centro del pecho en medio de las tetillas.

Comprima el pecho hacia abajo y con suavidad, repita el procedimiento como se explica más adelante. No retire sus manos del pecho de la víctima.

Este procedimiento expulsa la sangre del corazón.

Reanimación cardiopulmonar con un auxiliador

Se realizan 30 compresiones torácicas por 2 ventilaciones y se continúa a este ritmo para repetir el ciclo. (La velocidad del masaje es de 80 a 100 compresiones por minuto).

En bebes y niños mayores de una año se realizan 15 compresiones y un soplo y se continua así sucesivamente hasta que la víctima recupera la circulación y la respiración, o hasta que se obtenga asistencia médica.

En caso de que el pulso se restablezca espontáneamente suspenda las maniobras de masaje cardíaco y continúe con las de respiración, repitiendo el procedimiento hasta que entregue la víctima en un centro asistencial.

Si durante el traslado, la víctima recupera el pulso y la respiración colóquela en posición lateral de seguridad y permanezca atento de los signos vitales.

Reanimación cardio pulmonar con dos auxiliadores

El encargado de dar los soplos se ubica al lado de la cabeza de la víctima y el otro auxiliador al lado opuesto cerca del tórax, esto con el fin de cambiar de posición en caso de fatiga. El encargado de dar los soplos inicia con dos respiraciones, verifica la respiración y pulso, si no están presentes el otro auxiliador inicia con 30 compresiones en el pecho, mientras se realiza este procedimiento el otro auxiliador cuenta en voz alta «y uno, y dos, y tres, y cuatro y cinco.» con el fin de mantener el ritmo. al terminar las 30 compresiones, el otro auxiliador da dos soplos y se continúa la maniobra con ciclos de treinta compresiones y dos soplos.

El auxiliador que da los soplos, periódicamente verifica la efectividad de las compresiones en el pecho y verifica el pulso mientras, el otro auxiliador esta dando las compresiones. Si la persona tiene pulso, verifica la respiración, si la persona no respira se continua con la respiración de salvamento controlando el pulso cada minuto.

Si los dos auxiliadores desean cambiar de posición por fatiga tenga en cuenta el siguiente procedimiento:

De compresiones a soplos:

El auxiliador que da las compresiones dice: «y cambio, y dos, y tres y cuatro y cinco» al completar el ciclo de compresiones ambos auxiliadores cambian de posición rápidamente.

De soplos a compresiones:

El auxiliador que da los soplos al terminar dice: cambio. Se mueve rápidamente y coloca las manos en señal de espera para dar las compresiones.

Aspectos Importantes

Con frecuencia en los pacientes inconscientes, la lengua le obstruye las vías aéreas superiores, el cual lleva fácilmente al paro cardio-respiratorio. En la mayoría de los casos el solo hecho de despejar las vías aéreas permite la reanudación de la ventilación y previene el paro cardíaco. No de masaje cardíaco, ni respiración artificial si la persona no carece totalmente de estos signos vitales.

ATAQUE CARDIACO – INFARTO

Definición

Un ataque cardíaco es la lesión de una parte del corazón, cuando uno o más vasos sanguíneos que suministran sangre a una parte del corazón se bloquean, cuando esto ocurre, la sangre no circula y las células comienzan a morir. Entonces el corazón puede dejar de bombear sangre totalmente, produciéndose el paro cardíaco.

Una víctima de paro cardíaco cuyo corazón todavía late, tiene mayor oportunidad de salvarse que una que se encuentra en paro cardíaco, si se le prestan los primeros auxilios rápidamente.

Aunque los ataques cardíacos parecen presentarse de forma súbita, las condiciones que a menudo los causan pueden intensificarse silenciosamente durante muchos años. La mayoría de los ataques cardíacos son el resultado de una enfermedad cardiovascular, cuando sustancias grasas y otras materias se acumulan en la sangre y comienzan a adherirse a las paredes de los vasos sanguíneos.

Factores de riesgo del Infarto:

Hereditarios (antecedentes familiares de enfermedad cardio vascular).

Sexo (los hombres corren mayor riesgo, aunque en los últimos años se han venido incrementando los casos de mujeres infartadas).

El riesgo aumenta con la edad.

Estrés a causa de tensión nerviosa.

Fumar tabaco.

Hipertensión.

Obesidad.

Colesterol alto.

Ácido úrico alto.

Diabetes.

Falta de ejercicio.

SEÑALES

Dolor tipo picada.

Presión incomoda, apretón.

Sensación opresiva fuerte, de aparición súbita que se presenta generalmente en el centro del pecho, pero también se puede presentar en la boca del estomago.

Dolor irradiado a los brazos, los hombros, el cuello y la mandíbula en el lado izquierdo.

Malestar general, sudoración debilidad.

Pulso rápido y débil.

Palidez o cianosis (color morado en la piel).

Nauseas.

Dificultad para respirar.

PRIMEROS AUXILIOS

Reposo absoluto, no se le debe permitir hacer ningún movimiento, ni siquiera caminar, ya que este esfuerzo va a producir más trabajo del corazón.

Pídale que se siente o acueste en una posición cómoda, generalmente semisentado.

Afloje las prendas apretadas.

Tranquilice a la víctima y actúe con rapidez, trasládela lo más pronto posible a un centro asistencial donde le prestarán atención adecuada.

Controle los signos vitales durante el traslado y si fallan inicie las maniobras de R.C.P.